La colaboración es un aspecto clave para que la fase previa a la construcción sea exitosa. Pese a ello, el individualismo de los equipos prima en los proyectos y la colaboración solo aparece cuando es “estrictamente necesaria”. En consecuencia, surgen problemas que afectan diferentes etapas del proyecto y que vienen de la mano con sobrecostos que, incluso, pueden detener una obra en ejecución. En contraste con lo anterior, un proyecto que tenga una etapa previa a la construcción que sea colaborativa puede incluso generar ahorros tanto en costos como en recursos.

Conscientes de esto último, así como de muchos otros beneficios, cada vez son más las empresas que se inclinan por un proceso previo a la construcción que sea colaborativo. 

¿Pero qué tan factible es romper con las viejas costumbres individualistas?

Problema 1: El enfoque tradicional

Para nadie es un secreto que la construcción en el Perú se caracteriza por ser una industria dividida, y es que hay tantas partes involucradas en un proyecto que suele ser complicado saber quién está haciendo qué y cuándo. Además, cada colaborador del proyecto (o cada equipo) tiene sus propios objetivos por lo que no es difícil desviarse del propósito principal del conjunto.

Este enfoque tradicional es la principal barrera de una etapa previa a la construcción que sea colaborativa y exitosa. Como parte de este enfoque, los contratistas especializados no son consultados al inicio del proyecto, sino cuando esté ya ha iniciado, en consecuencia, se generan conflictos, confusiones, la reelaboración del proyecto o retrasos; inconvenientes que podrían haberse evitado si la opinión de estos profesionales se incluyera de la etapa de pre-construcción.

Entonces ¿Cómo romper con el enfoque tradicional de la etapa de pre-construcción?

Para lograr este objetivo e involucrar, por ejemplo, a contratistas especializados en la pre-construcción, se puede partir por utilizar métodos de entrega de proyectos que sean integrados (IPD). Con estos todos los elementos clave de un proyecto se reúnen desde el inicio, ya sea que se trate de personas, sistemas, prácticas o recursos.

Esta metodología facilita el trabajo colaborativo de los involucrados, como si se tratara de un mismo organismo, ya que se encuentra respaldada por un acuerdo. Junto con lo anterior, la metodología IPD facilita una comunicación abierta; del mismo modo, establece una cadena de mando. También se puede sumar a lo anterior,  hacer uso de una cultura de colaboración intencional; así como la implementación de conceptos lean.

Problema 2: Sistemas y datos dispares

Otro problema que surge en la etapa de pre-construcción es que no existe una única fuente de verdad. Es decir, que la información del proyecto muchas veces se encuentra en sistema diferentes, por lo que pueden existir datos duplicados, datos del proyecto que sean obsoletos, además de falta de comunicación. 

Esta diversificación de la información de un mismo proyecto también genera pérdidas a la empresa que lo financia, por lo que resulta necesario crear equipos que tengan una misma fuente de verdad, la cual se mantenga desde el inicio al fin del proyecto. Dicha herramienta no solo debe ser una plataforma a la que se pueda acceder para subir documentos (como planos o informes) sino también que debe facilitar la comunicación; así como el seguimiento del progreso junto con las tareas del proyecto. Solo así se puede tener una imagen más completa de todo el conjunto. Vale decir que esta también debe tener la cualidad de ser portátil, es decir, que pueda ser usada desde cualquier dispositivo, por las personas autorizadas.

¡Lee aquí! Importancia de los datos portátiles en proyectos de construcción

Las herramientas conectadas ayudan a una etapa previa a la construcción que sea colaborativa

Dicho todo lo anterior, es importante anotar que, para tener una etapa previa a la construcción exitosa y colaborativa, es fundamental el papel de las herramientas conectadas. De esa forma, se contará con la tecnología que garantice la colaboración durante todo el ciclo de vida del proyecto. Además, con su uso, se evita también la fuga y pérdida de datos. 

¿Estás listo para empezar a usar plataformas colaborativas para optimizar el ciclo de vida de tus proyectos?  ¡Contáctanos para conocer nuestras soluciones y capacitaciones